Guías de viajes responsables exclusivos
(+34) 93 513 70 27

Museos gratis en Londres

Londres tiene fama de ser una ciudad cara, pero es ésta una verdad a medias. Cierto es que muchos de sus servicios suponen un buen puñado de libras para quienes la visitan, pero la capital inglesa es una gran urbe que ofrece mucho más. Un destino excepcional con opciones para todos los bolsillos y una oferta cultural interminable en la que, ‘oh my god’:

¡los museos más importantes son gratuitos!

A continuación te dejamos una lista con algunos de estos museos gratis de Londres, opciones de indiscutible nivel y máximo interés, dirigidas al heterogéneo público que transita por la ciudad del Támesis sin tiempo para aburrirse.

1. British Museum
Casi 6 millones de personas visitan cada año el Museo Británico, el más grande del país y probablemente el número uno para los apasionados del arte y de la historia. Fue inaugurado en 1759 y en sus múltiples salas acumula cientos de maravillas arqueológicas obtenidas por Gran Bretaña en sus campañas militares en el exterior. La Piedra de Rosetta, las esculturas del Mausoleo de Halicarnaso, partes del frontón y los frisos del Partenón de Atenas y los Leones Alados del Palacio de Asurnasirpal II son, sin duda, algunos de sus tesoros más preciados.

2. National Gallery
La National Gallery cuenta con una exquisita colección de pinturas europeas firmadas entre los años 1250 y 1900. Las más importantes pertenecen al Renacimiento italiano -es la muestra más destacada de esa etapa fuera del país trasalpino-, obra de autores de la talla de Rafael, Tiziano o Piero della Francesca, entre otros. También hay cuadros de pintores de otras nacionalidades igualmente afamados: Rembrandt, Bartolomé Bermejo, Goya, Velázquez…

3. Science Museum
La ciencia también tiene cabida en Londres. Herencia de la exposición universal de 1851, el Science Museum cuenta con salas divididas por conocimiento y ofrece numerosas actividades a sus visitantes. Hay hueco para las telecomunicaciones, los transportes, las matemáticas o la geofísica, incluye simuladores y Cine IMAX y son señas de identidad la copia del módulo de mando de la nave Apollo 10, un péndulo de Foucault y el motor a vapor de Boulton y Watt.

4. Victoria and Albert Museum
Fue creado en 1852 en un precioso edificio victoriano y eduardiano e inicialmente bautizado como South Kensington Museum. Su patrimonio incluye cerca de cuatro millones de objetos: piezas decorativas europeas, hindúes, chinas, coreanas, japonesas e islámicas.

5. Natural History Museum
Dispone de más de 70 millones de especímenes y objetos relacionados con la botánica, la entomología, la mineralogía, la paleontología y la zoología. Especialmente relevantes son sus dinosaurios; de hecho, el museo recibe al visitante con una gigante osamenta completa de un Diplodocus.

6. Tate Modern
La galería de arte moderno más importante del Reino Unido reposa en un magnífico edificio de estilo art decó. En su interior se exhiben excelentes colecciones de obras de algunos de los artistas más destacados del siglo XX, entre los que no podemos pasar por alto a Picasso, Warhol o Dalí. La galería también organiza exposiciones temporales.

7. Imperial War Museum
Este museo es fiel reflejo de la grandeza de las fuerzas armadas británicas a lo largo de la historia, destacando su papel durante las Guerras Mundiales. Aviones de combate, armas secretas, fieles reproducciones… No te decepcionará.

8. National Portrait Gallery
La idea inicial de este espacio, inspirada en el espíritu victoriano, era reunir retratos de personajes importantes y poderosos de Gran Bretaña para que sirvieran de ejemplo. Su colección actual incluye fotografías, pinturas, caricaturas, dibujos y esculturas.

9. National Maritime Museum
La histórica relación de Gran Bretaña con el mar se resúme a la perfección en el Museo Marítimo Nacional, ubicado en Greenwich y que no te debes perder.

10. Tate Britain
La Tate Britain es parte de la red de galerías Tate en Gran Bretaña. A destacar su colección de obras de J.M.W. Turner, pintor inglés especializado en paisajes que vivió entre 1775 y 1851.

Para más información, consulta nuestra Guía de Londres

¿Cómo desplazarse en Londres?

Cuando decimos que Londres es una gran ciudad nos referimos también a su tamaño. Las distancias y el continuo ajetreo son señas de identidad de su marcada personalidad; como también lo son sus innumerables atractivos turísticos y los variados itinerarios existentes para conocerlos. Para que tu visita te resulte mucho más sencilla y económica, en este post te damos algunas pistas sobre cómo desplazarse en Londres.

Medios de transporte en Londres

El metro de Londres o underground (Transport For London) es mucho más que un medio de transporte. Es imagen indiscutible de una ciudad que no sería lo mismo sin su existencia. Dispone de 12 líneas y cubre un total de 408 kilómetros divididos en 274 estaciones. Los billetes pueden adquirirse en taquilla o máquina expendedora y se puede pagar en metálico o con tarjeta de crédito.

Los autobuses urbanos de Londres son mundialmente conocidos por su color rojo y los dos pisos de altura. Aparte de visualmente muy atractivos, son ideales para desplazarse por la ciudad y no perdernos ni un solo detalle de la misma. Existen más de 17.000 paradas de autobús, repartidas en 700 rutas, y el servicio permanece en funcionamiento entre las 6:00 am. y las 23:00 pm.

Docklands Light Railway es un tren ligero que cubre distintas partes de Londres con Docklands, una recuperada zona al este de la ciudad a la que no llega el metro.

Otra opción para el transporte de cercanías londinense es el overground, que actualmente opera cuatro líneas que se extienden hacia el este y el norte del río Támesis, alcanzando Watford, Junction, Stratford o Baking.

Algo más caros son los taxis, muy característicos y especialmente cómodos si te trasladas con el equipaje o regresas al hotel de realizar compras. Y si te gusta la independencia, un coche de alquiler puede ser igualmente una alternativa eficaz, aunque existen muchas restricciones de aparcamiento y los parquímetros son costosos. Además, para circular por el centro tendrás que pagar un impuesto extra llamado Congestion Charge.

Por último la bicicleta. En Londres llueve bastante, pero si el tiempo acompaña y te encuentras bien físicamente, este medio nos parece ideal para conocer la ciudad: calles amplias, tráfico ligero, carriles especiales y zonas verdes, recorridos relativamente llanos…

Tarjetas de transporte en Londres

Muy recomendables son las tarjetas de transporte que Londres pone a disposición de locales y visitantes:

Travelcard
Puedes adquirirla en cualquier estación del metro o en las oficinas de turismo. Su precio varía en función del número de zonas por las que desees viajar y el tiempo de validez -un día, tres días, una semana, un mes, un año-. Sobre el horario, dispones de dos opciones: una válida para cualquier hora todos los días de la semana (Anytime Day Travelcard) y otra con restricciones -de lunes a viernes a partir de las 9:30 y los sábados y domingos a cualquier hora- (Off-Peak Day Travelcard).

La Travelcard es válida para el metro (Tube), el metro ligero (DLR), los autobuses urbanos, el tranvía (tram) y el tren (Rail).

Oyster Card
Se trata de una tarjeta electrónica que te permitirá ahorrar mucho tiempo. Funciona mediante recarga y no tiene caducidad. El cobro se realiza sobre lo recargado, contabilizando en función de las zonas visitadas y hasta un máximo diario. En días con pocos desplazamientos sale más rentable que la Travelcard, aunque su contratación exige el abono de una fianza.

La Oyster Card puede usarse en el metro, el metro (Tube), el metro ligero (DLR), los autobuses urbanos, el tranvía (tram) y el tren (Rail) -excepto Heathrow Connect y Heathrow Express-.

Para más información, consulta nuestra Guía de Londres