Guías de viajes responsables exclusivos
(+34) 93 513 70 27

Gastroenteritis del Viajero

Gastroenteritis del Viajero o Diarrea del Viajero

Cuando viajamos podemos sufrir enfermedades transmitidas por vía digestiva, lo que se le conoce comúnmente como “diarrea del viajero” o gastroenteritis del viajero.

Esta común enfermedad temporal del viajero, puede venir relacionada en gran medida por el consumo del agua y de los alimentos que ingerimos cuando viajamos.

Las causas suelen ser muy diversas, de tipo infeccioso o de tipo bacteriano como por ejemplo E. coli, salmonella o shigella entre otras. Esta enfermedad suele ser en su mayor parte temporal y benigna, y en pocas ocasiones puede ser de tipo grave.

El consumo de agua o alimentos puede derivar también en otro tipo de enfermedades como la brucelosis. También la ingesta de alimentos manipulados con las manos sucias pueden derivar en Hepatitis A o fiebres tifoideas, es por ello que dependiendo del país que se va a visitar si no existe un control en la manipulación de los alimentos es aconsejable vacunarse de estas enfermedades.

  • Debemos extremar la precaución cuando ingerimos agua u otras bebidas, así como otros alimentos. Por ello es recomendable que el agua o las bebidas que vamos a ingerir sea siempre embotellada, y asegurarse de que está debidamente precintada antes de su uso.

    En el caso de que en algunos de los lugares menos turísticos o recónditos no sea posible adquirir el agua embotellada, deberemos prever otros métodos para la desinfección del agua, ya sea a través de medios químicos como el uso del yodo, o del cloro o hipoclorito sódico, o por otros medios artesanales como el uso de filtros de cerámica o a través de la ebullición del agua que vamos a consumir.

    Los alimentos que se encuentran en los puestos callejeros así como los helados no son recomendables para el consumo.

    También deberemos tener especial cuidado de no ingerir agua en el baño, ya sea en la ducha o en la higiene bucal diaria, donde deberemos usar también agua embotellada. Cuando tomemos agua u otras bebidas embotelladas, es mejor no utilizar cubitos de hielo, ya que se desconoce la procedencia en el método utilizado y no garantiza la seguridad del agua con la que se han generado.

    Deberemos tener especial cuidado en el consumo de pescados escombroideos, como los atunes, el bonito o la caballa entre otros, ya que pueden contener toxinas.

    En el consumo de los alimentos crudos como frutas o verduras, aconsejamos siempre pelar siempre la fruta uno mismo para asegurar la debida higiene de las mismas, y no consumir las verduras o vegetales poco cocidos o cocinados, así como alimentos que aunque estén bien cocidos hayan permanecido durante largo tiempo expuestos a un ambiente natural y no refrigerado.

  • Cuando sufrimos intensas diarreas perdemos agua en nuestro metabolismo, deberemos actuar con rapidez para reponer dicha pérdida de agua y electrolitos.

    Se recomienda comenzar una estricta dieta, e intentar no ingerir sólidos hasta estar repuestos, y beber mucha agua potable o tés en las primeras horas.

    Si la prolongación de los síntomas dura más de un día, existen otros métodos como la utilización de sueroral, o preparados artesanales como la limonada alcalina.

    La limonada alcalina es un remedio casero que se puede preparar añadiendo el zumo de 2 o 3 limones en un litro de agua, en el que también deberemos añadir un par o tres cucharaditas de azúcar, una pizca de sal o media cucharita de sal, y otra media cucharadita de bicarbonato sódico (NaCO3H o carbonato ácido de sodio).

    La introducción de los alimentos sólidos, debe realizarse progresivamente, y utilizando por precaución alimentos astringentes tipo arroz, zanahorias hervidas, pescados blancos a ser posible hervidos o a la plancha, así como aves a la plancha y cocidas, y frutas como el plátano hasta asegurarnos de estar totalmente repuestos.

    En casos extremos dependiendo del lugar donde nos encontremos viajando, si no podemos seguir una dieta también se pueden utilizar medicamentos o fármacos tipo antidiarreícos como el fortasec o loperamida.

    Para el uso de los medicamentos es aconsejable leer las indicaciones de los mismos, ya que el uso de ellos cuando existe fiebre, o existe moco o sangre en las deposiciones puede ser contraproducente.

    En los cuadros de diarreas intensas de más de 3 días de evolución, así como la aparición de fiebre, dolor tipo cólicos, o síntomas de sangre o moco en las heces, es importante visitar un centro médico o de salud. Por lo que recomendamos disponer de información sobre sanidad y servicios médicos en los lugares visitados para disponer de la información antes de viajar en el caso de que sea necesario.

    Importante disponer de un botiquín básico de viaje, y en países donde se visiten zonas rurales o zonas recónditas donde el acceso a la salud básica no es viable, es recomendable prever antes de iniciar el viaje de todo lo necesario para poder realizar un auto-tratamiento en los casos de que el cuadro de la gastroenteritis sea persistente, utilizando el uso de fármacos especiales como la azitromicina o el ciprofloxacino. Siempre bajo prescripción médica y consulta previa antes de salir de viaje.

    Existen algunos países en las que el uso de la vacuna oral inactiva del cólera es utilizada para la prevención de las diarreas del viajero, como el dukoral.