Guías de viajes responsables exclusivos
(+34) 93 513 70 27

Gorilas en la niebla – Las montañas Virunga

Las montañas Virunga son una cadena de volcanes que se encuentran en África oriental, a lo largo del borde septentrional de Ruanda, la República Democrática del Congo (antes denominado Zaire) y Uganda.

Las montañas Virunga son el hábitat del Gorila de montaña, que se encuentra en grave peligro de extinción, a causa de la caza furtiva, las guerras y la pérdida de su hábitat natural. Por todos es conocida la problemática a raíz de la famosa película de “Gorilas en la niebla”, y que es la biografía de Dian Fossey que luchó por la conservación de esta fantástica especie. El centro de Investigación Karisoke, se fundó por Dian Fossey, y es el observatorio de los gorilas en su hábitat natural, se encuentra entre el monte Karisimbi y el monte Visoke.

El Parque Nacional Virunga, antiguamente llamado Parque Nacional Albert, está situado en la frontera oriental de la República Democrática del Congo, desde las montañas Virunga hasta los montes Ruwenzori. Bordea los parques nacionales de los Volcanes, en Ruanda y de los Montes Ruwenzori, en Uganda. Tiene una extensión de 7.800 km².

Fue el primer parque nacional de África, que se fundó en el año 1925, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1979. Se encuentra en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro ya que acoge una biodiversidad excepcional, incluyendo especies raras y en peligro de extinción, como los gorilas de montaña.

El parque nacional ocupa la orilla oeste del lago Eduardo, famoso por sus hipopótamos, la caza furtiva de estos animales acabó con más del 95% de los ejemplares.

El parque es conocido también por sus gorilas de montaña, aunque la caza furtiva y las guerras han dañado su población. Los gorilas de montaña son ahora muy escasos, aunque las tareas de conservación están empezando a dar sus frutos, y la población se está recuperando muy poco a poco.

Si están pensando en programar su viaje deben saber que para visitarlos pueden hacerlo en los diferentes Parques Nacionales que se encuentran ubicados en los tres países mencionados.

El Magahinga Gorila National Park en Uganda, Volcano National Park en Ruanda y el Virunga National Park que está ubicado en la República Democrática del Congo.

Para la visita de los Gorilas se deben seguir unas normas bastante estrictas, en cuanto al tiempo de visita para evitar que se estresen, el número de personas que los visitan en grupos reducidos, y un estricto control sanitario para evitar contagiárles alguna enfermedad.

Los Gorilas se encuentran diariamente en la búsqueda de comida, y en muchas ocasiones cruzan las fronteras de un sitio a otro, por lo que a veces es complicado encontrarlos porque no residen en el mismo sitio, así que una dosis de paciencia es un requisito imprescindible, y que en algunas ocasiones nos pueden llevar hasta una jornada completa encontrarlos.

Las visitas se realizan por parte de los Guardas Forestales, que son personal muy experimentado y siempre con previo permiso que se ha de pedir para su aprobación con mucho tiempo, se aconseja hacerlo mejor a través de un Tour Operador o una Agencia Local. Las visitas guiadas se realizan en grupos muy reducidos entre 6 y un máximo de 10 personas por grupo. Se garantiza un cuidado extremo por el hábitat y sobre todo velar por la seguridad e integridad del grupo.

Los guías forestales son experimentados guías de montaña, que nos ayudarán en todo momento y nos guiarán para vivir esta auténtica experiencia. Nos guiarán a la zona donde el día anterior se avistaron, pero lo más probable es que debamos caminar un par de horas y en ocasiones hasta 8 horas para poder encontrarlos.

Los permisos de visita se deben tramitar con mucho tiempo debido a la gran demanda y pueden oscilar desde 500 a 800 $ por persona. Todo el dinero está destinado a la conservación del hábitat y su especie, y garantizar que no exista la caza furtiva en la zona. En algunas ocasiones no tenemos la suerte de avistarlos, el permiso nos da derecho a ir al día siguiente sin tener que abonar de nuevo el importe.